El Ayuntamiento de Teruel ha adquirido 9 nuevas figuras y dos edificios para el Belén gigante que se puede ver todos los años en la plaza del Seminario. Este Belén, que antes de la pandemia de coronavirus era viviente y se podía visitar durante los tres días previos a la llegada de los Reyes Magos, se convirtió el año pasado en un Belén con maniquíes y se ampliaron los días de visita a todas las navidades debido a las restricciones impuestas por la crisis sanitaria.

La alcaldesa de la ciudad, Emma Buj, ha explicado que el año pasado se tuvieron que utilizar “figuras improvisadas en aquel momento en que teníamos que adaptarnos a las circunstancias” en el diseño del Belén, pero en esta ocasión se ha decidido continuar con el calendario amplio de visitas para evitar aglomeraciones y se han adquirido nuevas figuras para dar más realce a las escenas. La intención del ayuntamiento es seguir completando esa colección de figuras en los próximos años con el fin de que este Belén sea un referente para turolenses y visitantes.

Buj ha indicado que por las tardes habrá un horario especial sin música, de 17 a 17:30 horas, para facilitar la visita de niños con autismo, en el marco de la política inclusiva del consistorio, “porque queremos que estos niños puedan disfrutar del Belén como todos los demás”.

El concejal de Fiestas, Javier Domingo, ha señalado que los dos nuevos edificios corresponden a la panadería y la fragua, y entre las imágenes se encuentran la Virgen María, San José, el herrero, el panadero, la mesonera, un pastor y la aguadora, además de otros personajes propios de esta estampa navideña. “Esto no quiere decir que el Belén viviente no vaya a volver, sino que todo es compatible. Tener un Belén instalado durante todas las navidades también es un reclamo turístico, y más en este marco como es la Plaza del Seminario porque pocos belenes pueden tener esa torre mudéjar a su espalda”, concluía. La inversión en las nuevas figuras y edificios ha supuesto un importe de 15.000 euros.

El Belén de la Plaza del Seminario de Teruel, al que el año pasado se acercaron casi mil personas, se podrá visitar del 23 de diciembre al 5 de enero en horario de 12 a 14 y de 17 a 19 horas, excepto el día 24 por la tarde, el 25 por la mañana, el 31 por la tarde, el 1 de enero por la mañana y el 5 de enero por la tarde.

Texto: El periódico de Aragón

Imagen: Ayuntamiento de Teruel